Números de la suerte

Sus números de la suerte

Nuestro números de la suerte le darán las pistas necesarias para saber cuán afortunado puede ser. Consulte las cifras que desee y sepa si tendrá fortuna.
Su tarot le ofrece los números de la suerte gratis para saber si éste día puede ser el marcado por el destino para que la fortuna esté de su lado. Sabiendo los números de la suerte, conocerá si es el comienzo a una mejor situación o  poder ayudar a esas personas que tanto lo necesitan tanto de su familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo así como en su comunidad.
El destino puede cambiar en un simple abrir y cerrar de ojos por eso le recomendamos que se concentre en la cifra elegida y después haga la tirada.
La suerte es muy caprichosa e inesperada pero a veces tenemos pequeños atajos que puede hacer que todo sea un poco más fácil de descubrir y por ello que todo se tuerza a nuestro favor. Es por eso que les ofrecemos esta tirada para que elija las cifras que quiera conocer y de forma inmediata aparecerán los números de la suerte después de pulsar sobre la cifra elegida.

Elige las cifras que quieras


1 cifra

2 cifras

3 cifras

4 cifras


Su número de la suerte es:

Le recomendamos también:

Encuentranos en

La iluminación es la forma de acallar a nuestra conciencia, de limitar el paso más allá. Ninguno de nosotros puede presumir ni alardear de ser un iluminado, ya que esta característica está reservada a Dios.
La iluminación es la sensación que cada uno de nosotros tiene de sentir la energía que lo impulsa a la libertad de hacer, decir y sentir lo que realmente su ser le dicta. La famosa frase 'Soy un iluminado' es una frase hecha que la gente usa banalmente para describir ese momento en el cual ha sentido que estaba haciendo lo que su fuerza interior le dictaban, por lo tanto cuando sucede esto podrán decir que su vida por un instante ha cambiado y que irremediablemente la realidad lo devuelve al mundo de los mortales.
Es probable que no haya una meta concreta en la tierra, o que el hito sea el paso que estás dando para proseguir con el camino hacia otro nuevo objetivo que puede ser por ejemplo, ser mas afortunado.
De igual forma que el sol ilumina la tierra desde el momento en que amanece hasta alcanzar el mediodía, así también nosotros nos iluminamos gradualmente cuando somos capaces de ir descifrando los 'acertijos' que nos mantienen atados a nuestros hábitos y costumbres, cuando olvidamos las respuestas que nos han enseñado e inculcado y desde la postura más pura, dejamos que nazca una respuesta espontánea.
Cuando las crisis existenciales, son oportunidades de crecimiento, cuando dejamos de otorgar poder a las hechos y escuchamos con el corazón a nuestras intuiciones, y no sólo a la razón o la lógica. Ello nos va colmando de luz y sentimos que podemos ir un poco más allá de nuestras necesidades, de nuestra soberbia, de nuestras verdades absolutas; y sobretodo cuando somos capaces de cambiar de ángulo de visión, cuando nos enfrentamos a nuestros propios límites y aceptamos abiertamente nuestras derrotas, inseguridades y miedos.
Nuestra alma se siente libre cuando podemos soltar la mochila de la perfección, cuando podemos verbalizar nuestras verdades sin causar sufrimiento, cuando empatizamos con el sufrimiento ajeno. Cuando todo esto sucede nos volvemos más sabios y nuestros actos se vuelven semillas de prosperidad y bondad, cuando nos sentimos plenos en el silencio y la soledad de nuestro propio ser.
Jesús decía que por sus frutos los conoceréis, una frase preciosa que resume por lo que realmente a una persona se la puede conocer. Iluminarse es aprender a vivir sin todas las respuestas y aprender a convertir lo complejo en simple para que fluya con naturalidad, y no por esto perder profundidad en nuestras metas y por supuesto ser una persona afortunada.
La iluminación no tiene que ver con demostrar que se puede vivir sin hacer lo básico que nos pide nuestro cuerpo, leer la mente del otro, ser muy viejo y sabio o no sentir el dolor físico. La iluminación no necesita ninguna prueba científica que certifique esto sino el simple hecho de sentirse afortunado.
A nuestro ego le gusta que la iluminación, el éxito así sea un logro de otro planeta, algo desproporcionado e inigualable, reservado sólo para los mejores. Contrariamente a esto, la iluminación es dejar que surja y brote de forma espontánea nuestro estado natural. Un estado de comunión con la vida y en este estado natural, lo más parecido a la iluminación, hay cariño, fortuna, alegría, frescura, liviandad y fluidez.
En los distintos estados de iluminación no luchamos. La resistencia es una creación de nuestra negatividad. No hay nada que demostrar ni defenderse de nada ni nadie. Simplemente nos podemos permitir ser, y que los demás también sean tal y como son por naturaleza propia.